Concurso CIES

Salón 205 y dos tercios.

En el momento en que su mejor amigo lo transformó a vampiro hace trecientos años no esperaba terminar siendo profesor de historia. Mucho menos enseñándoles a adolescentes conflictivas y desinteresadas. Sabía que corría el riesgo de meterse en líos por ser un educador joven y apuesto, pero había vivido tantos años y había trabajado en tantos ámbitos, que ya se estaba quedando sin ideas de qué hacer con su vida. Había enseñado en más de dieciséis institutos y no más de tres años en cada uno.

La muñeca derecha

Eran las dos de la mañana y hacía un calor sofocante, su cuerpo sudoroso no encontraba postura alguna para volver a conciliar el sueño. Una, tres, siete… enésima vuelta entre sábanas. Imposible. Miró a su alrededor casi sin ver, acarició toscamente la mitad de su rostro, iniciando por su frente hasta alcanzar su barbilla, 
– Hoy es día de afeitarse – pensó en medio de la penumbra y la quietud de aquella habitación.