concurso

Ana

En un mundo como lo era Smatersland, donde abundaban tanto como hadas, sirenas, trolls, momias, animales, quimeras y ángeles, la paz era increíblemente palpable en el aire, hasta que un día nació la querida Ana, producto del desamor de un ángel y de la perfección de la naturaleza en otoño, Ana, había nacido gracias a la desgracia de su mundo, su cabello era tan rubio como el sol en la mañana, su piel morena como la tierra y sus ojos, sus ojos eran tan ardientes como el fuego, igual a los de un ángel. 

El túnel

Hace muchos años, en un lugar boscoso alejado de la ciudad, habitaba una familia con mucho dinero, producto de una tradición familiar, en una casa enorme, de salones grandes, habitaciones amplias, baños con tina y un espacio propio para utilizar como vestidor, un comedor gigante con un centro de mesa tejido a mano, tan hermoso que al verlo cualquiera quedaba impactado por su sencillez, la cual contrastaba con el brillo del oro de los candelabros que con su elegancia parecía como si subieran hasta el techo, una cocina con comedor auxiliar para los empleados que trabajaban en su mantenimiento