CIES Colombia

Nuevo programa aprobado

Buenas noticias para la Familia CIES, 

Ponemos a disposición de nuestros estudiantes, docentes, funcionarios, egresados, familiares y amigos un nuevo programa: AUXILIAR DE ENFERMERÍA, debidamente aprobado por el Ministerio de Protección Social y Salud y la Secretaría de Educación de Bogotá, con el sello de calidad de CIES y con la Responsabilidad Social que nos identifica. 

Convenios de prácticas con el Hospital El Tunal, Hospital del Sur y Hospital Santa Clara.

El proposito del porqué

Hay momentos en los que te tomas un tiempo para reflexionar respecto a tu vida y es ahí, donde piensas en aquellas experiencias vividas, pero siempre hay una que nos enseña más que las demás.

Recuerdo un momento difícil de mi vida, donde las cosas parecían no tener solución, cada noche pensaba en el porqué de las cosas, a veces todo pasa tan rápido que no te das cuenta cómo empezó y por qué terminó.

Un alma perdida

Hace algunos años, el verano fue realmente caluroso en la ciudad donde vivía David, un muchacho de 15 años que disfrutaba de sus vacaciones; el tenia  planeadas muchas cosas para hacer con sus amigos, lastimosamente todos sus planes se verían afectados a partir de esa misma noche. 

Salón 205 y dos tercios.

En el momento en que su mejor amigo lo transformó a vampiro hace trecientos años no esperaba terminar siendo profesor de historia. Mucho menos enseñándoles a adolescentes conflictivas y desinteresadas. Sabía que corría el riesgo de meterse en líos por ser un educador joven y apuesto, pero había vivido tantos años y había trabajado en tantos ámbitos, que ya se estaba quedando sin ideas de qué hacer con su vida. Había enseñado en más de dieciséis institutos y no más de tres años en cada uno.

La última campana

Era una cálida tarde de verano, todos a mí alrededor escuchaban lo que el profesor frente a ellos decía; sin embargo, mi atención estaba puesta en otra cosa en especial. Aquel pequeño niño de cabello castaño, que se balanceaba en los columpios  logro captar mi atención; la verdad, es que esta no era de mis clases favoritas, y no es que la economía no me guste, solo que especialmente este profesor no es uno de mis predilectos. 

La muñeca derecha

Eran las dos de la mañana y hacía un calor sofocante, su cuerpo sudoroso no encontraba postura alguna para volver a conciliar el sueño. Una, tres, siete… enésima vuelta entre sábanas. Imposible. Miró a su alrededor casi sin ver, acarició toscamente la mitad de su rostro, iniciando por su frente hasta alcanzar su barbilla, 
– Hoy es día de afeitarse – pensó en medio de la penumbra y la quietud de aquella habitación.

VERDAD CRÍPTICA

Adquirir conocimiento para aprender a usarlo en cualquiera de los oficios de la vida, sonaba a premisa trillada, pero no resultaba tan simple para este estudiante de sistemas que se graduaría de técnico en CIES en los meses sucesivos. Lo abrumaba la velocidad a la que marcha la tecnología de ese entonces, pues apenas podía respirar para aprender un programa nuevo o comprender la implementación de una herramienta reciente.

Los sueños no conocen limites

Un día como cualquier en el mes de Mayo, donde las flores se abren y las tardes se llenan de color, me encontraba trabajando, ahí en mi pequeño pero acogedor escritorio, donde solo había espacio para las innumerables hojas de trabajo y las gratas sonrisas de quien venían a visitarme, entre tanto trabajo y obligaciones había algo en mi de lo cual solo hablar me erizaba la piel y es de eso que escuchamos a lo largo de nuestra vida, pero que pocos nos lanzamos a conquistarlos… Nuestros sueños, esa pequeña y sencilla palabra pero que a la vez es tan compleja y solo hecha para valientes.  

La profecía Muisca

Un viejo en una silla que queda en el sector del lago miraba llover en una tarde bogotana de abril, y a pasar de lo torrencial del aguacero se reía y gritaba unas palabras que no le entendía muy bien. 

Era algo como: 
“Así Chicum nos castigó, así fue como comenzó, perdona a tu pueblo”. 

MI SEGUNDO HOGAR

Aunque la noche es fría los pensamientos de Karol no dejan de revolotear en su pequeña cabeza, el sopor del momento no es excusa para soñar en el día que está por venir, a la distancia unos perros ladran con fiereza por defender la casa humilde fabricada con pedazos de madera cuyos dueños encontraron en un basurero cercano, la niña se ha despertado no por el hambre o la incomodidad de aquella habitación que ocupan 6 personas sino por los pensamientos de que hoy va a ser un día diferente, hoy va a ir a cine, eso la emociona, le nutre sus sueños y vuela en ellos con libertad y se deja ir sin

Páginas